CELEBRES TALLERES ARTESANOS DE LA REGION DE MURCIA


ANTONIO GALÁN REX, DE ALFARERO A BELENISTA

La pedanía murciana de Puente Tocinos, goza desde principios del siglo XX, de ser localidad por excelencia de una nutrida cantera de artesanos del belén, en esta pedanía huertana se han forjado grandes y afamados talleres dedicados a la elaboración de figuras de terracota policromadas, que una vez acabadas van a formar parte de la iconografía del nacimiento del hijo de Dios, en los hogares de todo el mundo. Por este motivo, el Gremio Regional de Artesanías Varias, la denominó “Puente Tocinos Cuna del Belén”, con un gran mural de mosaicos ralizado por el ceramista Juan Lario y montado en el jardín de los “Artesanos del Belén”, en un homenaje que le hizo la Asociación de Vecinos de esta pedanía a los artesanos de la localidad.

TALLER DE FOJADOR DE MAESTROS

La fundación de taller de Antonio Galán Rex, fue al principio del siglo XX, que este hombre había nacido en el seno de una familia eminentemente alfarera, pero las aspiraciones de Antonio querían ir mucho más allá, deseaba romper de alguna forma con la tradición familiar y se dedicó en un principio a realizar piezas en barro como caballos, figuras de niños, santos y niños de sierra, una vez terminada la Guerra Civil Española y animado por la gran demanda que había entonces por la adquisición de figuras de belén, se puso en comunicación con la viuda del “Italiano”, que era la actual propietaria del local para que le alquilara este, que se encontraba precisamente en el mismo lugar que hoy en día siguen teniendo el taller los nietos del fundador del oficio, obrador que siempre ha estado frente a la Iglesia del Rosario de Puente Tocinos.

En el taller se formaron en este oficio a jóvenes de esta pedanía, y fue sin lugar a dudas el obrador de Antonio Galán Rex, el que le dio oportunidad a la mayoría de ellos, en este hicieron sus primero pinitos como artesanos del belén entre otros los famosos hermanos Griñán; Manolo, Juan Antonio y Jesús, terminando su formación en el taller de Ortigas al desaparecer este a finales de los años 70, no tuvieron más remedio que instalarse por su cuenta y llegaron atener sus propios y también emblemáticos talleres, hoy en día retirados por la edad de este oficio, pero la saga de los “griñanes” tienen continuidad con los hijos de estos tres afamados artesanos.

TALLER DEL ITALIANO

“El italiano”, era un artesano que regentaba este taller fundado en el año 1921, dedicado a dos de los oficios artesanos más autóctonos de la Región de Murcia, como era el de la hijuela y figuras del belén, por este motivo Antonio Galán al morir este hombre quiso establecerse en este local, abandonó por completo el oficio de alfarero pero siguió tocando el barro con sus manos, ya que se dedico por completo a ser artesano del belén, comenzando a realizar piezas del belén conocidas como género corriente, como con este trabajo era poco lo que dejaba, Galán se dedicó también a elaborar figuras decorativas como variada gama de marineros, Charlot, El Gordo y El Flaco y un variado catálogo de personajes populares, con lo cual se ayudaba a mantener el taller, los hijos de este artesano; tres hombres y una mujer, cada miembro de esta familia tenía una misión de trabajo en este renovado taller del belén.

Al morir el padre de esta saga familiar, Antonio Galán Rex en 1964, los hermanos consistieron que Mariano, que era el que más entendía de este negocio junto con su esposa Rafaela Aguado, se hiciesen cargo de la empresa familiar. Fue entonces cuando Mariano y Rafaela compraron la propiedad a la viuda del “Italiano” el taller y la vivienda, empezando el matrimonio a modernizar y darle un giro de 90 grados a este obrador. Buscaron a uno de los mejores modelistas del belén Mariano Valera para que le modelasen figuras para una colección de belén, con las cuales tuvieron mucho éxito en el mercado. Pero todo en esta vida no es fácil y felicidad, ya que en el año 1977, murió Mariano Galán el impulsor de este taller artesano, con sus dos hijos jóvenes todavía y tuvo que hacerse cargo de todo Rafaela Aguado.

PRIMERA MUJER REGENTE DE UN TALLER

La viuda de Galán se convirtió de esta manera hasta su jubilación en el año 1995, en ser la única mujer en la Región de Murcia que regentaba un taller de estas características y con todo su esfuerzo y sola heredó este obrador en los peores tiempos, ya que por entonces habían sacado al mercado figuras de belén en plástico y no sólo esto, sino que estaba también en moda poner en el hogar el árbol de navidad, costumbre anglosajona que se implantó también en toda España, tirando como es natural por tierra lo de montar el tradicional belén con las figuras de barro, la mayoría de estos sobre todo en las viviendas particulares se hacían los belenes con las de plástico, muchos talleres tuvieron que cerrar, pero el valor y coraje de la “Viduda de Galán”, como ya se le conocía en el mundillo artesano, continuo adelante con un sobrenatural esfuerzo y consiguió esperar como pudo y aguantar hasta que las figuras de barro volvieron a ocupar el lugar que les correspondía, e imponerse a las del plástico, ya que la gente y la clientela habitual de estas piezas miniaturistas se dieron cuenta de la escasa estética y calidad de las figuras de plástico.

BELENES REGIONALES

Rafaela Aguado, afortunadamente supo sobreponerse a este desastre, ya que pequeños y grandes talleres cerraron ante este desastre y siguió fabricando ella en su pequeño taller estas figuras miniaturistas en barro, aumentado su cartera de clientes, e incluso realizando belenes regionales como el que se hacía para las Islas Baleares todos sus personajes vestidos con el atuendo tradicional de estas islas, hoy en día han dejado de servir este tipo de piezas mallorquinas, según nos comenta su hija, ya que el negocio familiar al retirarse por su edad Rafaela, son sus hijos Fina y Antonio los que se han hecho cargo de esta pequeña industria familiar. Pero a pesar de no fabricar ya el tipo el mallorquín, curiosamente han comenzado desde hace unos años a servir para unos clientes de Andalucía otro conjunto para belén con el traje típico andaluz de unos 17 centímetros de alto.

Indiscutiblemente, Rafaela Aguado ha sido bajo mi punto de vista la principal impulsora de este obrador artesano, mujer gran experta en la policromía de en estas figuras, ya que casi toda su vida ha trabajado como pintora, entró en el taller de Antonio Galán a la edad de 12 años, a desarrollar este trabajo y no solamente en este taller, que estuvo algún tiempo también haciendo esta misma actividad en otro emblemático obrador, como fue el de Hijos de Juan Antonio Mirete, volviendo algún tiempo después y para siempre, al taller de su futuro suegro, ya que durante este tiempo se comprometió con Mariano uno de los hijos de su jefe. Por toda esta trayectoria a lo largo de su dilatada vida profesional, y su gran aportación al mundo artesano, el Gremio Regional de Artesanías Varias, le concedió a Rafaela Aguado el título de Socia de Honor en el año 1997, distinción que le entregó el presidente da la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia Ramón Luis Valcarcel, durante la Fiesta Artesana celebrada este mismo año en la localidad de Jumilla.

“Viuda de Galán”, esta registrada esta firma y se le conoce oficialmente a este taller, su mayor producción de figuras hoy en día son de estilo hebreo y salzillesco, pero por encargo especiales hacen algunas piezas como el belén tipo andaluz y algo de santos, también sus fabricados se han especializado en grupos de belén en movimiento, figuras estas que tienen mucha aceptación entre su clientela, que se encuentra en todas las comunidades españolas e incluso sirven también pedidos a países como Austria, Italia y Alemania principalmente, pedidos estos que se consiguen a través de ferias internacionales a las cuales acuden todos los años esta firma artesana.

 

Textos y fotos de José María Gómez Toro

(Maestro Mayor del Gremio Regional de Artesanías Varias)