PEQUEÑAS INDUSTRIAS ARTESANAS DE LA REGION

JUAN MARIA MARTINEZ, ALFARERO POR TRADICION FAMILIAR

 

        Totana, ha sido y a pesar de los malos tiempos que corren para la alfarería y para la artesanía en general, una ciudad netamente alfarera, ya que en su termino municipal con crisis y todo sigue siendo el núcleo de población de la Región de Murcia que cuenta con más talleres alfareros y una de las más importantes de España. La alfarería en la Comunidad de Murcia ha sido desde tiempos antiguos muy importante ya que todas las cavilaciones que han poblado nuestro territorio han dejado la huella de este oficio en nuestras ciudades, de los pueblos que se han venido sentando en nuestro territorio nacional de los que más influencias y noticias tenemos son de los romanos y principalmente de los setecientos años de civilización mulsumana, ya que de ellos que han sido los últimos invasores de nuestro territorio nos han dejado los últimos vestigios y su forma de trabajar, ya que actualmente se viene haciendo casi como ellos nos enseñaron al mezclarse la raza árabe con la española, seguimos manteniendo su tradición tal como ellos trabajaban y trataban el barro.

Ya a mediado del siglo XX, los alfareros de Totana sufren una considerable trasformación por el desuso de estas piezas de alfarería para el consumo diario en el   hogar,   ya   que con la instalación de tuberías conductoras para la llegada del agua, estas piezas de almacenamiento de este indispensable elemento, habían perdido su utilidad, estos artesanos tuvieron que pensar en seguir adelante con sus alfarerías y   le dieron vueltas a su imaginación y vieron la forma de trasformaron estas piezas como elementos aplicativos a la jardinería y decoración, estas mismas se siguen haciendo no con la intensidad de antes, pero si equilibrándolas con la fabricación de otras elementos de alfarería, principalmente con destino a la decoración, se empezó a vidriar en blanco y policromar en vivos colores, piezas antiguas murcianas, obtenidas las originales de añejas casas solariegas, como jarras, fuentes, platos, lebrillos, lebrillas, etc. También en otros talleres probaron suerte con reproducciones de objetos realizados en arcilla tomando como base las piezas arqueológicas y así hasta nuestros días los alfareros han sido unos supervivientes del progreso y han sabido trasformar sus industrias a la medida y demanda del mercado, formando hoy en día varias cooperativas de alfareros y numerosos talleres individuales, entre ellos el que hoy queremos que protagonice este libro como es el taller de “Juan María Martínez Sánchez”, “El Poveo”.

 

ALFAR NETAMENTE FAMILIAR

Este taller aunque no es muy antiguo como la mayoría de los que pueblan la localidad de Totana, pero si es una alfarería con solera, ya que su abuelo Juan María Martínez García dio sus primeros pasos en la alfarería en el taller de Francisca Bellón Ayala, iniciándose como alfarero también el hijo de este Antonio Martínez Tudela, consiguiendo llevar a medias este el taller conocido como el del “Tío Barbas” con otro alfarero Juan José Cánovas , “El Nene”, hasta que en los años sesenta Antonio Martínez compró una tejera a un artesano   que tenía el apode de “El Calvico ”, instalándose por su cuenta y ya por fin trabajando en su alfar propio, echándole una mano su progenitor ya que era ya un poco mayor y él a su vez enseñando a su joven y único hijo que en estos años tendría Juan María unos diez años, esta alfarería una vez que su padre se jubiló la heredó el nuevo “Poveo”, para seguir la casi recién creada tradición alfarera en el mismo donde hoy   está   pero renovada casi por completo, en esta alfarería Juan María Martínez, le ha dado un giro casi de noventa grados, ya que del la añeja tejera han realizado un pabellón donde tiene los hornos de propano, para realizar la cocción de las piezas a la vez que le sirve de expositor-tienda para la venta al por mayor y al detal y a continuación de esta nave cuenta este taller con la sección de policromía, donde trabaja el “alma mater ”, de la empresa familiar la esposa de Juan María, Mercedes Tudela, experta maestra en la pintura de las piezas vidriadas, es una verdadera pintora gracias a esta mujer que es la que dirige el tema de la policromía ha tenido el éxito este taller artesano.

  En el alfar Juan María es el creador en barro de todos los trabajos alfareros; Mercedes Tudela la esposa es la experta en pintora que realiza su trabajo con maestría en las piezas una vez vidriadas y el hijo de ambos “Antonio Martínez Tudela”, ya se está preparando para que en un tiempo y que sea lejano, ser el relevo de su padre y no perder el tradicional del apodo de “El Poveo”, sinónimo de calidad dentro del mundo de la cerámica y alfarería, este apodo es curioso pero no recuerda el porque se lo pusieron a su familia, sólo sabe que el bisabuelo de Juan María ya le decían este mote, pero no han investigado el motivo.

 

CERAMICA VIDRIADA Y DECORADA

Por otro lado, “El Poveo”, me comenta que hasta bien entrado la tercera parte del siglo XX, en Totana, sólo se hacía el barro vidriado en tonos verdes, como lebrillos, orzas, palanganas, jarras, platos, Etc., sin apenas dibujos, ya pasado los años 70 del pasado siglo XX, empezaron varios talleres a realizar la cerámica vidriada en blanco y decorada con motivos florales y animales, la mayoría de estas piezas eran copiadas de las centenarias que habían por las añejas casas del campo y la huerta de la Región de Murcia, objetos estos que eran guardados por tradición familiar de madres a hijas y los alfareros aprovechaban para copiar y reproducir los dibujos murcianos ancestrales en la mayoría de sus trabajos, otros este taller con su experta en pintura los sacaba de su imaginación para emplearlos en piezas que le hacían por encargo o trabajos de nueva creación, siguiendo siempre la línea tradicional, actualmente debido a la crisis económica que se está atravesando, sólo trabajan en el taller el matrimonio, cuando hay algún apretón de trabajo, suele avisar a un familiar a que ayude a Mercedes a terminar algunos pedidos con prisas, a finales del siglo XX, cuando las alfarerías tenían más salidas llegaron a trabajar en este taller unas 10 personas todos familiares de estos artesanos, hoy en día según Juan María, la alfarería sólo da para mantenerse una familia, debido como ya he dicho a la crisis y las numerosas cargas sociales con las que se agrava los trabajos de los alfareros al ser tratados como industrias, no les tienen ninguna consideración al gran esfuerzo que están haciendo en la región las muchas familias que trabajan de la artesanía para mantener vivos sus talleres y paulatinamente estos oficios tradicionales como todo siga por este camino, dentro de muy poco será historia y los que los hemos vivido y sentido se lo trasmitiremos a nuestros descendientes como si de un cuento se tratase y las numerosas historias se desarrollaba en estos obradores artesanos.

 

EXPORTABAN A DIVERSOS PAISES

Mientras tanto, la alfarería “El Poveo”, subsiste gracias al buen hacer del matrimonio Juan y Mercedes, que “tanto monta, monta tanto”, que siguen en su obrador trabajando y venciendo su cerámica al por mayor y al detal, no hace mucho años sus trabajos eran exportados a toda España e incluso a clientes para sus tiendas en Japón, precisamente en el “ Parque Temático de España”, en la provincia nipona de Mie , muy cerca de Osaka yo personalmente tuve la ocasión de ver en una de las tiendas de este parque varias piezas de este alfarero, también han exportado a Miami (EEUU), Suecia, Alemania, Francia e incluso mandaban a Líbano, hoy en día las cosas han cambiado por la crisis del sector y lo que realizan entre el matrimonio, el 90% lo venden en el taller y el resto a clientes para vender en tiendas especializadas y piezas especiales realizadas por encargo por algún motivo o efemérides. Para conseguir mejor perfección y conocimientos en su trabajo Juan María se inscribió en dos cursos por libre durante los años 1976-77, en la Escuela de Artes y Oficios Aplicadas, de Murcia en las clases de dibujo y cerámica, entre los profesores que tuvo este recuerda a Antonio Carbonell, docente que tomó mucho interés con él y juntos visitaron en varias ocasiones los centros más importantes cerámicos como el de Manises y Puente del Arzobispo, al igual que Juan María por su cuenta y con el fin de coger ideas visitaba las más importantes ferias de cerámica de España.

 

PERSONAJES Y PREMIOS DE SU CERAMICA

Trabajos de “El Poveo ”, lo poseen grandes personajes españoles, entre lo que hay que destacar las dos piezas especiales que este taller realizo por encargo de una asociación de Cieza para la boda del Príncipe Felipe de Borbón y Grecia y doña Leticia Ortiz Rocasolano , trabajos estos que están en uno de los aposentos principales de la casa de los futuros reyes de España. También no hace muchos años de paso que venía a resolver algunos problemas de sus posesiones en la Región de Murcia y provincias limítrofes, visitó su alfarería la recientemente fallecida doña Luisa Isabel Álvarez de Toledo, Marquesa de los Vélez y Duquesa de Medina Sidonia, entre otros títulos más conocida popularmente como la “ Duquesa Roja”, muerta recientemente en su residencia del Palacio Ducal en Sanlúcar de Barrameda y quedó esta mujer sorprendida de los trabajos que Juan María realizaba la cual le hizo un importante pedido de piezas de varios   tamaños con destino todas estas obras a la decoración de los jardines y la casa del palacio que esta “Grande de España”, poseía en Sanlúcar de Barrameda.

El taller de “El Poveo”, tiene en su corta trayectoria como alfarería muy importantes premios, en el año 1985, presentó en la I Feria Regional de Artesanía de Lorca, dos grandes ánforas vidriadas y decoradas con los colores típicos murcianos, consiguiendo con estas el primer premio de artesanía; En el año 1991, recibió el premio a la mejor empresa artesana, concedido por la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Navegación de Murcia; en Badalona en el X Concurso de las Fiestas de Mayo en al año 1995, consiguió el segundo premio de cerámica y en Navarrete (La Rioja) también se trajo para la Región el III premio de diseño en barro. También el mes de noviembre del año 2008, el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Industriales de la Región de Murcia en colaboración del Gremio Regional de Artesanías Varias, quisieron rendir un homenaje al trabajo de este taller artesano por su larga trayectoria dentro del mondo de la artesanía como alfarero-ceramista de la Comunidad de Murcia, con una exposición antológica de sus trabajos de toda una vida, como trofeo recibió de manos de su decano una metopa de este Colegio profesional que fue entregada durante la Cena Artesana de Navidad celebrada por la asociación artesano-cultural, Gremio Regional de Artesanías Varias.

 

Textos y fotos: José María Gómez Toro

(Maestro Mayor del Gremio Regional de Artesanías Varias)