Pregón a la Artesanía 2017
Antonio León Garre, Alcalde de Torre Pacheco

Estimados directivos y miembros del Gremio Regional de Artesanías Varias;
Sr. Maestro Mayor del Gremio Regional, D. José María Gómez Toro;
Sras. y Sres., buenas tardes a todos ustedes;
En primer lugar, quisiera agradecer a la Junta Directiva del Gremio Regional de Artesanía por tener el detalle de designar a este humilde alcalde de una noble, leal y laboriosa villa, para llevar a cabo este Pregón a la Artesanía 2017, labor que me abruma ante una entidad de comprobada trayectoria para este llamamiento a la XXXIII Fiesta Artesana.
Pero lo que más honra a un alcalde es que su municipio sea galardonado con un premio, como este que ustedes han concedido al Ayuntamiento de Torre Pacheco, ni más ni menos que "Artesano del año 2016" por los méritos que han visto en él en su trabajo en pro de la artesanía y la cultura popular.
Y me van a permitir que dedique este pregón precisamente a alabar, no solo la tradición artesana de Torre Pacheco, sino lo más significativo del término municipal para que lo conozcan, para que sepan que tienen en esta villa unas gentes que les acogen y que les quieren, gentes que no descuidan sus tradiciones, a pesar de ser uno de los municipios más modernos y desarrollados de la Región de Murcia. Y por ello tiene lugar, los segundos sábados de cada mes, el mercadillo artesanal en el que se da muestra de aquello manufacturado sin concurso de la maquinaria o la producción estandarizada, todo ello en la plaza de la nueva Casa Consistorial para que todos, jóvenes y mayores, puedan ver y adquirir gran variedad de productos, desde lo que se come hasta lo que se utiliza, pasando por lo que se viste y se calza, sin dejar el menaje y la decoración, y sin dejar de lado las muestras monográficas, tanto mensualmente como la expuesta la pasada navidad eniconografía sobre panderetas.
Torre Pacheco es un pueblo que ama su tradición, pero ha tenido una amplia mira en el futuro, sabiendo cohabitar la cultura con el progreso. Prueba de ello es que ha sido municipio pionero y visionario en el campo deportivo, como el golf o el ciclismo (con el único velódromo de la región), o en el ámbito cultural (con dos bandas de música y un largo listado de alternativas para la juventud), o el Recinto de IFEPA, ya que en Torre Pacheco se ubica el Palacio de Ferias y Exposiciones de la Región de Murcia.
El municipio que les estoy presentando es el centro de una planicie, denominada actualmente Campo de Cartagena-Mar Menor pero que, durante siglos, fue la comarca de CarthagoSpartaria por losamplios campos de esparto que tenía la cercana ciudad  trimilenaria, primero cartaginesa y después romana.A día de hoy seguimos siendo tierra de esparto, aunque las nuevas técnicas de fabricación de objetos han dejado a esta histórica manualidad para la decoración y para únicas piezas de encargo.
Entre la extensa llanura se alza una única montaña, el Cabezo Gordo, originada por plegamientos orogénicos de caliza y mármol, testigo de civilizaciones desde la prehistoria. Hace ya un cuarto de siglo que se descubrieron restos del Hombre de Neanderthal, datados en 50.000 años, y que suponen uno de los mejores yacimientos paleontológicos del Cuaternario y el más importante de la región mediterránea. Los innumerables restos humanos y animales, que cada año aparecen en la Sima de las Palomas, aportan unos datos que sitúan a Torre Pacheco como importantísimo centro de investigación para la historia de la humanidad y su evolución.
Este Cabezo Gordo sirvió de guía para navegantes de los dos mares que domina su cúspide de 305 metros, dio refugio en época de paz y también fue polvorín en tiempo de guerra, siendo hoy y siempre la silueta de nuestra llanura dedicadaa las labores agrícolas, otrora familiar y de secano, hoy en día tecnificada e intensiva, despensa agroalimentaria de Europa y principal recurso económico de la comarca, con profesionales incomprendidos desde la ciudad y olvidados a merced de vaivenes de toda índole, tornados a la necesaria agricultura ecológica y a prácticas sostenibles con el medio ambiente que nos rodea.
Nuestro campo pasó de la fuerza equina a la potencia tractora, de la plantación autóctona a la industrialización de nuevos productos. El paisaje ha ido cambiando, pero seguimos contemplando los molinos de viento, que no pudo ver el cervantino Alonso de Quijano,  pero si ayudaron a nuestros antepasados en su diaria briega. Los artesanos del viento fabricaron máquinas para aprovechar la fuerza del dios Eolo y transformarla en una rotación que tritura cereal, para obtener harina, o extrae agua de un pozo mediante noria. Los molinos de viento del Campo de Cartagena, considerados Bienes de Interés Cultural, se encuentran ahora mismo en un proceso de recuperación y puesta en valor a través de un Plan Director que conllevará la rehabilitación de la imagen vernácula de toda la comarca cartagenera.
La encomiable tarea llevada a cabo por el consistorio pachequero, desde hace varios lustros, ha permitido poner de nuevo en funcionamiento estas fortalezas capaces de girar buscando la dirección del viento, levante o lebeche, jaloque o mistral, con unos aparejos molineros tradicionales que requieren de expertos formados en estos oficios, carpinteros y molineros, que sepan utilizar materiales y técnicas constructivas de antaño para hacer valer nuestra cultura, como reclamo turístico y también como actividad económica para personas que pueden hacer de la tradición su medio de vida.
El Molino del Pasico es el más renombrado y visitado, sobre todo por su cercana ubicación al pueblo de Torre Pacheco, junto a la conocida Ermita de la Virgen del Pasico, que alberga en su interior la piedra de alabastro que reproduce una imagen mariana, con devoción y peregrinación desde fuera de la región y que viene a sumar otro motivo para visitar el municipio de Torre Pacheco, tanto su villa como las pedanías de Balsicas, Dolores de Pacheco, El Jimenado o Roldán, donde se ubica el barrio de Lo Ferro que canta, toca y baila en verano, siendo este Festival Flamenco el tercero más importante del mundo.
Sras. y Sres., les estoy presentando a mi municipio, al que amo y quiero que todos ustedes visiten, porque les esperamos con los brazos abiertos para que puedan contar y difundir lo mejor de nuestra región, de la que todos nos sentimos orgullosos de pertenecer y que debemos conocer y admirar. Muchas gracias por escucharme y están todos uds. invitados a Torre Pacheco.